Cine Low Cost goes Sitges #6

Entrevista a CARLO PADIAL y CARLOS DE DIEGO (Parte 1)

Tras su paso por Sitges, la ruta Mi Loco Erasmus pasa por las madrileñas Abycine y Alcine. ¿Dónde más se podrá ver? ¿Cuál es la acogida entre la gente que la ha visto?

Carlos De Diego: La acogida está siendo muy buena, tanto a nivel de público como de crítica

Carlo Padial: Para nosotros es mucho que la película guste a gente como Carlos Vermut, Venga Monjas o Juan Cavestany, al que consideramos antecesor directo en cuanto a forma de grabar, y que salió entusiasmado de la proyección. Ahora hemos de esperar que se confirme su pase por Cinemad y después hemos de decidir qué vamos a hacer con ella: estrenarla en circuitos convencionales, cosa que todo el mundo nos dice que es bastante difícil, o bien estrenarla online.

La película tenía elementos que me recordaban tanto a I’m still here como a Catfish, pero ¿cuáles fueron vuestros referentes a la hora de emprender este proyecto?

P: Entiendo que veas paralelismos con Catfish, pero para mí de lo que bebe la película es del cine hecho aquí muy a lo loco: Jordà, Albert Serra, En construcción de Guerín… Guerín era un autor del que, por una cuestión generacional, no había consumido mucho su obra, pero cuando vi En construcción me encantó ese profundizar en las vidas de los personajes con una mirada tan cinematográfica, que sostuviera mucho los planos, que los dejase respirar… La edad de oro del documental, sobretodo anglosajón y canadiense, también es una gran referente para Mi Loco Erasmus; I think we are alone now, un pequeñísimo documental sobre dos acosadores de una estrella del pop en USA, también. Veo más referentes directos de todo eso que de I’m still here, la cuál conozco pero no he visto.

D: A mí me impresionó mucho uno que vi hace muchos años llamado El asesino de Pedralbes, que estaba hecho en Barcelona en una época donde se generó un material muy interesante que hoy en día no se encuentra.

P: Tal vez lo que más veo sean documentales, es mi lenguaje favorito y el de Carlos también, yo creo. Una de las cosas que hemos querido dejar claras es que Mi Loco Erasmus no es un mockumentary, etiqueta que nos cuelan en todas partes: cuando enviamos a Sitges la ficha de la película que nos mandaron rellenar, yo puse que era un “falso mockumentary”; ellos borraron lo primero y dejaron solo lo de mockumentary, como pensando que nosotros desconocíamos el significado real del término. Pero lo que queríamos decir era eso: parece un falso documental, pero para mí es más real que si hubiésemos intentando hacer un documental canónico de Didac o de los estudiantes erasmus. Casi por intuición, intentamos meter elementos que no son propios del documental, enseñar la dimensión psicológica de la gente más allá de sus declaraciones, casi usando mecánicas del cine de terror o de algo con un guión cerrado que nada tiene que ver con un documental. A mí en este punto no me interesa nada hacer ni un falso documental ni un documental convencional, para el que deberíamos encontrar un tema realmente alucinante, un sujeto que incluya algo ajeno a este mundo. Viniendo hacia aquí pensaba en lo divertido que sería ver un documental sobre Go Ibiza Go, por lo al límite que se lleva a Didac y lo poco que va a poder durar, pero yo no lo pienso hacer, menos aún cuando después de venirme la idea haya imaginado el tratamiento que podría tener: no me despertaría interés.

Aunque no sea importante para su disfrute, la película transita entre la realidad y la ficción. ¿Cuánto hay de preparado y cuánto de material real en Mi Loco Erasmus?

P: Es la pregunta que más nos hacen, pero nosotros no nos lo cuestionábamos mucho. Cuando grabamos documentales puros hay cosas que me parecen completamente ficticias: en el momento en que tú empiezas a seguir a alguien con una cámara, con el lenguaje que eso genera, ya estás cruzando la línea entre realidad y ficción. Pétula de Playtime lo definió como el “no limite”.

D: Realmente nos interesaba más grabar la apariencia de realidad que la realidad en sí misma. La gente, después de ver Mi Loco Erasmus, conocen a Didac y se asombran que sea tal y como aparece en la película. Nunca existió un guión cerrado donde Didac fuera un personaje de falso documental, si no que es él mismo. En la película sería como el reverso de Jeff Daniels en La rosa púrpura del Cairo: una persona de la vida real que entra en una película.

Carlo: ¿Se puede considerar la película como una extensión de tu libro Erasmus, Orgasmus y otros problemas? ¿Seguirás escribiendo narrativa después de Mi Loco Erasmus?

P: Desde que cerramos el montaje de la película hasta la actualidad, no he podido compaginar Mi Loco Erasmus con la escritura del mismo modo que en otros de nuestros proyectos como Pioneros. La verdad es que siempre que acabas muy harto de una cosa, te vas a la otra: grabar es una actividad muy exterior y funciona muy bien irte luego a escribir algo que no sea un guión, que para mí es otra cosa. Del mismo modo, cuando estás harto de estar solo haciendo algo que piensas que no le interesa a nadie, que es infinito, que para que quede bien has de dedicarle más horas de las que te gustaría, que no lo puedes compartir con nadie para que no se diluya el proceso… Entonces te viene muy bien irte a grabar lo que sea.

Sobre si es una extensión del libro, la verdad es que sí, es un poco ese mundo. De hecho teníamos una hora de película montada sólo sobre los erasmus; lo que pasa que el corte final, como nos dijo Jordi Costa, lo retrata desde lejos, muestra la periferia de ese mundo. Didac no ha llegado a profundizar en él, pero sabe que existe y ha prescindido de la posibilidad de documentarlo, cosa que nosotros también hicimos.

D: Hay mucho material extra grabado y editado. Es un material muy interesante y divertido, aunque se apartaba un poco del tono de la película. Estamos valorando cómo utilizarlo, ver si acaba como extra en un DVD… También me llamaría mucho la atención montar un documental sobre Barcelona con el material de los días que estuvimos grabando con Guillem Martínez, al que hicimos una entrevista que quedó muy chula. Pero el problema era ése: no cuadraba con el tono de la película y se quedó fuera para darle homogeneidad al conjunto.

¿El documental mutó de una forma natural como se muestra en la película?

D: Yo me encargaba de las tareas de producción, que consistían en buscar estudiantes interesantes a los que hacer el seguimiento, que tuvieran algo que contar, que estuvieran dispuestos a aparecer en la película… Además, tenía que buscarlos rápido porque su estanca aquí es de año o año y medio. Así como en documentales puros donde, por ejemplo, vivíamos una semana con una familia para conseguir diez minutos de provecho, con este proyecto nos dábamos cuenta que de habíamos dedicado muchas horas a grabar un material que no era de nuestro agrado, pese a que sacábamos algunas cosas interesantes. A esto se le sumaba que Didac era increíble al dirigirse a los entrevistados. Es una persona de verdad y nunca he conocido a nadie como él. Estábamos intentando hacer un documental sobre algo que nos era ajeno y lo más interesante lo teníamos a nuestro lado, dentro del equipo. Carlo me lo comentó, yo le di la razón y la trama giró hacía ahí, hacia ese punto de interés. Los actores cuando actúan tienen que ocultar sus emociones para transformarlas en otras; en el caso de Didac eso no se puede dar, porque no hay diferencia entre lo que muestra y lo que oculta. Cuando llora, maldice o ríe sobre el escenario, llora, maldice o ríe de verdad.

P: Estamos todo el día consumiendo imágenes, pero muy pocas tienen valor o significado. Muy pocas personas te traen algo, y Didac lo hace. Uno de los éxitos de Go Ibiza Go es él, es un ser humano muy especial: cómo vive, en su estudio, que parece el de Francis Bacon, totalmente destruido, cómo encuentra belleza en cosas como esa… Lo que más nos gustaba de Didac es que es genuino. Como dice en Mi Loco Erasmus, queríamos hacer un retrato de la Barcelona actual, pero no encontramos ningún centro, tema, grupo o colectivo para hacerlo; con todo, nos interesaba mostrar esa foto de la ciudad, como hice en el libro. A mí no me interesan los erasmus, sólo era la excusa para hacer una fotografía de Europa, de Barcelona como punto de encuentro. Pero cuando intentamos ir más allá, vimos que realmente no había mucho. Aun así, nos gustaba ese ser humano mayor que los erasmus y metido en un proceso que no va a ninguna parte, mirar a través suyo los temas que nos interesaban. En el fondo no es nada diferente de cuando hicimos Tertulians, donde en lugar de escoger los entrevistados más obvios acabamos metiendo a los que nunca esperarías ver, que creo que es lo que lo hace interesante. Y aquí, donde nos interesaba hacer una foto de la Barcelona joven, con una cierta energía, eso solo lo encontrábamos en Didac, en esa humanidad tan pura. Por eso la diferencia entre ficción y no ficción es una tontería, porque cuando estábamos grabando con un erasmus Didac podía estar dormido fuera de cuadro, y ni yo ni nadie que estuviera por allí podía dejar de mirarle, era maravilloso; y cuando se despertaba justo al acabar esa entrevista que no le interesaba nada, te hacía un comentario clavando la esencia del entrevistado más de lo que éste lo había hecho explicándose. Aunque sea una peli muy modesta y se quiera enfatizar sus limitaciones presupuestarias, lo realmente importante es como se despoja de todo para quedarse con lo mínimo: una voz, ya ni siquiera un ser humano. A medida que avanza la película, nos quedamos sólo con la voz de Didac, que si te fijas adquiere otro relieve, entra en un plano inconsciente. No es porque colaboremos con él, pero es uno de los mejores humoristas españoles que he visto, y tenemos la suerte de que ahora mismo hay varios, todos en Barcelona.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s